NOTICIA
CECILIA PÉREZ "NO SIEMPRE PUEDES SER LA MUJER VALIENTE"

La sorprendente historia de la vocera, quien a punta de inteligencia, perseverancia y de hacer la pega, se convirtió en la mujer más fuerte del gobierno y en la tercera más influyente de Chile. Hace dos años decidió jugársela por un nuevo proyecto de familia de la mano de su nueva pareja, con quien vive junto a sus hijas, Catalina y María José. Una íntima entrevista con CARAS, retratada por la fotógrafa María Gracia Subercaseaux. 


Por Paula Palacios

Fotos María Gracia Subercaseaux 

Asistente de fotos Kris Osandón 

Maquillaje y pelo John Pérez para L’Oréal Chile 

Producción Soledad Morales Asistente de producción Fernanda Espoueys 


Quienes conocen de cerca a Cecilia Pérez (43) coinciden en que está en su mejor momento. Algunos lo atribuyen a una madurez y crecimiento político que se manifiesta en una actitud más pausada, asertiva, con el control absoluto de su cargo de vocera de Palacio, aunque en esta pasada también juega un factor importante su vida personal y el haberse atrevido a enamorarse y a jugársela por un nuevo proyecto de familia de la mano de Cristián Silva, socio de una empresa de turismo en la Patagonia, con quien vive hace casi dos años junto a las hijas de la ministra, Catalina (12) y María José (9). 

“Ha sido la mejor decisión de mi vida”, dirá más adelante en esta entrevista, la cual comenzó bastante más tarde de la hora acordada en su oficina de La Moneda. “¡Disculpa el retraso! Tenía reunión con la Asociación de funcionarios de la Segegob —ministerio que encabeza— y a ellos les doy todo el tiempo que necesitan”, cuenta espontánea mientras se despide de sus comensales con efusivos abrazos. Era su tercera reunión de aquella mañana; a primera hora se juntó con su gabinete, luego acompañó al presidente Sebastián Piñera a un desayuno con periodistas y después de la entrevista con CARAS, asistió a un comité ejecutivo y a otra reunión de coordinación comunicacional, ambas con el mandatario, que dan cuenta del fuerte protagonismo que la vocera tiene en el gobierno y que la posiciona como la mujer más poderosa del gabinete y la tercera más influyente de Chile (según encuesta Cadem), detrás de Cecilia Morel y de la ex presidenta Michelle Bachelet. Una distinción que Cecilia Pérez se toma con responsabilidad y humildad, y que ve como un reconocimiento a una trayectoria de casi dos décadas en el servicio público, que partió a los 19 años, cuando en su primer año de Derecho asumió como jefa de gabinete de la entonces diputada Lily Pérez en La Florida. Luego de tres períodos como concejala por esa comuna y de diversos cargos en Renovación Nacional (RN), el 2011, en el primer gobierno de Sebastián Piñera, fue subsecretaria del Sernam, después nombrada intendenta de la Región Metropolitana y desde allí arribó a La Moneda como vocera en reemplazo de Andrés Chadwick; cargo que se repitió en esta nueva administración. 

Desde su rol de vocera y con el rótulo de ser una de las más influyentes la ministra pretende reivindicar el papel de la mujer en política y visibilizar y abrir puertas a otras mujeres, tal como lo hicieron con ella. Intentará, además, impulsar políticas públicas que aporten sobre todo a la clase media de esfuerzo—hoy bastión del gobierno—, y que ella conoce de tan cerca. “Esa es mi cuna, ahí está mi corazón”, dice Cecilia apuntando a sus orígenes en la población Juan Antonio Ríos en Independencia, donde nació y vivió hasta los 10 años. 


"SOY ORGULLOSA HIJA DE LA CLASE MEDIA"

“Mis padres vienen de familias de clase media muy esforzadas. Mi mamá, de la Región del Biobío, de la comuna de Hualqui, hija de una costurera y de un suboficial de Carabineros, era la menor de ocho hermanos. A los tres meses de nacer, murió su papá, por lo que mi abuelita Delfina y mi bisabuela Amalia a cargo de esta familia, decidieron emigrar a Santiago en busca de una mejor vida sustentada por las costuras de mi abuelita. Fue así que llegaron a la población Juan Antonio Ríos... Dos mujeres fuertes, de mucha conciencia social; podía faltar comida, pero si el vecino necesitaba, se repartía lo que había. Con esos valores fui educada”, recuerda la vocera con orgullo. Y continúa: “Mi papá, por su lado, perdió a su mamá muy joven, tenía diabetes, dejando a sus seis hijos a cargo de mi tata Samuel quien los sacó adelante. Yo tenía seis años cuando mi abuelo murió, y como fue presidente del círculo de suboficiales y Carabineros en retiro, su funeral fue con honores, lo que me marcó. Ese día entendí que servir a Chile es el honor más grande que un ciudadano puede tener”. 

Sus padres vivían a cuatro cuadras de distancia, se pusieron a pololear cuando la mamá de la ministra tenía 11 años y su padre 13, casándose diez años después. Ambos trabajaron en la Compañía de Teléfonos; ella como secretaria y él como administrador de empresas. Durante sus primeros años de vida, Cecilia vivió con sus papás y dos hermanos menores en la casa de su abuelo paterno, aunque pasaba la mayor parte del tiempo con su abuela materna, Delfina, de quien era muy regalona. “Ella era parte de la acción social de la iglesia Católica, era mariana, y me acuerdo de ir muchas veces de su mano a distintas casas ayudando”. 


Lee la entrevista de Cecilia Pérez en Revista Caras Chile, Agosto 2018.

CONOCE NUESTRAS REVISTAS VER TODAS
Logo

Rosario Norte #555 piso 18, Las Condes
Santiago, Chile
Suscripciones: 600 595 5000
Teléfono : (56-2) 2595 5000
Desarrollado por Bhstudios

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER
Webpay
ACCESO PROVEEDORES
desarrollado por biohazard interactive